viernes, 11 de agosto de 2017

Genialidad de libro: El retrato de Dorian Gray

¿Es el placer la finalidad de la existencia humana? En caso de obtener un sí por respuesta, ¿Quién no querría poseer eternamente la combinación de juventud y belleza? Una combinación mágica que te permita disfrutar para siempre de todos los placeres posibles que con el paso de los años, cada vez se alejan más. Pero aunque parezca un deseo idílico, con ¨El retrato de Dorian Gray¨, Oscar Wilde demuestra que puede llegar a convertirse en una trampa horrible. Un castigo que te torture hasta el final de tus días.




Leer este libro significa degustar un clásico original y seductor, que en su día tuvo que ser toda una explosión literaria, y que todavía, casi 130 años después sigue maravillando a quien lo lee por primera o décima vez. Sus palabras permiten disfrutar del aroma que desprende aquella época tan singular. Oscar Wilde demuestra con ¨El retrato de Dorian Gray¨ que una ambición excesiva no suele ser una buena aliada, al tiempo que nos alerta del peligro que supone la mala influencia de ciertas personas… ¿o quizás en el libro lo que aparece es una buena influencia? Depende de como se mire, la llegada de Henry Wotton a la vida de Dorian supone conducirlo al mal camino, o hacerle descubrir placeres desconocidos para él.

Curioso como el deseo de mantener viva la imagen de la juventud para siempre, al cumplirse, cambia radicalmente la realidad del protagonista, llegando a convertir sus últimos años de vida en una tormenta continua donde sus pecados del pasado le torturan sin piedad. Oscar Wilde nos hace pensar que quizás deberíamos tener cuidado con lo que deseamos, porque siempre existirá el riesgo de que se cumpla, y de que ese deseo no sea tan magnífico como esperábamos.

El libro desarrolla con total maestría el hedonismo, el narcisismo y la lujuria, representados en su mayor expresión por el mismo Dorian Gray, cuya evolución durante el desarrollo de la obra supone una auténtica transformación en su personalidad. Pero aun así, se puede apreciar que la novela está muy limitada por la época en la que fue escrita. De haber visto la luz hoy, estoy completamente seguro de que abundarían las escenas de sexo explícito, así como una violencia mucho más impactante.

Toda la trama refleja con una prosa exquisita los deseos más profundos de la humanidad, pero también los riesgos y consecuencias que suponen cada uno de los que se van mencionando. Para ello, presenta unos personajes fundamentales para la historia (Dorian Gray, Henry Wotton y Basil Hallward), logrando que sus interacciones reflejen unas personalidades tan diferentes pero a la vez tan dependientes del resto, que convierten los diálogos entre estos tres caballeros en todo un espectáculo literario.

En lo personal, yo quedé prendado con Henry Wotton y su óptima elocuencia. Esto no significa que me considere de acuerdo con todo lo que decía, ya que sus ideas son radicales y demasiado molestas al mismo tiempo, pero es la forma en la que lo dice lo que cautiva. Aunque Dorian Gray es el protagonista de la obra, Henry llega a robar parte del show para destacar por encima de todos. Son sus ideas y su influencia sobre Dorian lo que lleva al joven a perder su inocencia adolescente, haciéndole empezar a entender la vida como una búsqueda de diferentes deseos carnales y materiales.

Y en el polo opuesto, encontramos a Basil Hallward, personaje que representa la conciencia del eternamente bello protagonista. Un alma buena, que durante toda la obra se esfuerza en abrirle los ojos y ayudar a Dorian con sus deseos incontrolables y actos no apropiados de una persona de su clase social.

En lo que casi todo el mundo está de acuerdo, incluido yo, es en que el famoso capítulo 11 se hace eterno. Demasiado extenso para lo que desarrolla, llegando a convertirse en lo peor del libro con diferencia. Ese mismo contenido, en unas cuantas páginas menos, habría sido todo un acierto. También cabe decir, que en momentos puntuales, da la sensación de que el libro contiene demasiado adorno, llegándole a jugar una mala pasada, aunque no llega enturbiar la calidad suprema de esta obra maestra.

Sin duda, nos encontramos ante una de las grandes joyas de lujo que ha dejado la literatura. Resulta asombroso presenciar cómo Oscar Wilde llegó a condensar en un mismo libro tanta esencia humana, y ofrecer una oportunidad magnífica al lector para la reflexión. Todavía recuerdo cuando lo leí por primera vez con 18 años, y conforme avanzaba en la lectura, le iba dando vueltas a la cabeza a muchos aspectos de la vida a los que antes ni les había prestado atención.


En los días que corren la gente
sabe el precio de todo
y el valor de nada

PUNTUACIÓN
Personajes: 10 (Solo tres personajes destacan por encima del resto, pero sus rasgos personales hacen que las interacciones entre ellos sean alucinantes. De los mejores tríos en la historia de la literatura).

Trama: 10 (Hacer un pacto con el diablo siempre ofrece muchas posibilidades, y la forma en la que Oscar Wilde monta el espectáculo, con el plus que genera el retrato, regala momentos extraordinarios).

Temas: 10 (Durante todo el libro abundan los temas filosóficos, por lo que las reflexiones de los personajes, y del lector, son prácticamente continuas)

Estilo: 9 (Una prosa que da gusto leer, pero que en ciertos momentos puntuales llega a ser ligeramente tediosa)

Ambientación: 9 (El Londres más oscuro y tenebroso se complementa a la perfección con una tragedia tan particular).

Desenlace: 10 (El climáx final posee todos los ingredientes para acertar, con un Dorian pagando de la forma esperada por sus pecados cometidos).


NOTA GENERAL: 9,7



Facebook: Compartir

2 comentarios:

  1. Sin duda, una excelente crítica hacia este libro. Como bien dices, es una auténtica obra maestra.
    Oscar Wilde lleva la realidad de la sociedad a unos párrafos con una pluma y estilo increíbles.
    No solo nos hace ver cómo una persona se deja influir por otra fácilmente, sino también nos transmite una idea que parte de la sociedad ignora hoy día; una idea que no es más que la importancia de ser buena persona, de ser un ejemplo de ciudadano.
    La apariencia de la sociedad es el objeto central de esta grandiosa obra; y, constantemente, somos partícipes de ella en las redes sociales.
    No hace falta señalar que comparto cada una de las calificaciones que le has dado al libro.
    Da gusto leer entradas de tal calibre, entradas tan completas como las que nos proporciona este blog. Un blog que no revela el contenido de los libros, pero que deja bastante buen sabor de boca para querer leerlo al instante.
    ¡Enhorabuena por este blog!
    100% recomendable.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por su aportación querida seguidora. Es un placer para mí ver como gente como usted disfruta con mi contenido :)

      Eliminar