viernes, 21 de julio de 2017

Genialidad de libro: Frankenstein

Es una verdadera lástima que la gran mayoría de gente, cuando piensa en Frankenstein, vean a un monstruo estúpido, algo patoso, que se expresa con sonidos ininteligibles, adornado con algún que otro tornillo por el cuerpo, y cuya piel es de un color de verde moco. Lo que pocos saben es que ese personaje es solamente la versión que el cine, o que varios tebeos han utilizado, y que dista mucho del monstruo original que la escritora Mary Shelley creó en 1818 (sí, este personaje está a punto de cumplir dos siglos de existencia).





El resumen de la historia es fácil: el doctor Frankenstein (que era el nombre del creador, y no de la criatura como muchos creen), tras años empeñado en averiguar el origen de la creación de la vida, después de mucho experimentar, empieza a aislarse del mundo y a volverse casi paranoico por su objetivo científico. Finalmente logra crear a un ser vivo a partir de juntar trozos de cadáveres que coge del cementerio, después de proporcionarles una potente descarga eléctrica. Con esto, nace un monstruo que Victor Frankenstein rechaza desde el primer momento, arrepintiéndose de su propia creación. En un principio es una bestia que no sabe donde está, y que se comporta de forma confusa, pero poco a poco va aprendiendo más y más del mundo, hasta que tras mucho esfuerzo, logra alcanzar un estado mental que ya muchos desearían tener. En cierto sentido, se podría decir que incluso llega a ser culto. El problema, es que se encuentra muy aislado de la sociedad, y como el doctor no atiende a sus peticiones, decide crear un poco de caos allí donde va.

El libro en sí es una auténtica joya de la literatura, y que además nació de una forma bastante curiosa de conocer (os animo a que busquéis por ahí información sobre el génesis de la novela). Uno de los puntos fuertes que le encuentro, es la abundante cantidad de temas que en él se desarrollan, y que son trabajados de una forma magnífica. Algunos son: la soledad y sus repercusiones, el rechazo social, la desesperación, la necesidad de ser amados, el precio a pagar por nuestros errores, o la crueldad humana.

Además, la novela también es una fuente para las reflexiones personales. En mi caso, me ha hecho creer más aun de lo que ya lo creo, que el nacimiento de la maldad humana se debe casi siempre a múltiples vivencias negativas en el pasado. En el caso de Frankenstein, su maldad aparece por dos motivos principales. Por un lado, cuando comprueba que en esta sociedad nadie lo acepta por su apariencia aunque él continuamente demuestre sus buenas intenciones, y por otro también a la terrible soledad a la que está condenado vivir. Incluso él mismo lo afirma en una parte de la historia: ¨Soy malo porque soy desdichado¨.

Es una pena ver como alguien que no ha pedido venir al mundo, y que incluso le han forzado a existir, tiene que sufrir lo malo de la existencia. ¿Acaso no es todo esto comparable con todas aquellas personas que por una condición algo diferente a lo cotidiano, reciben los golpes de una vida injusta que no se adapta a ellos? Sin duda, la crueldad humana hacia lo diferente es algo que no tiene límites.

También me parece muy oportuno el símil que se podría encontrar con la relación entre Dios y la humanidad, y Frankenstein con su criatura monstruosa. En ambos casos, el creador opta por abandonar a su creación, y por mucho que la humanidad/Dios suplique, el creador se niega a ofrecer su ayuda.

El mensaje que extraigo del libro, es que tenemos que aceptar las consecuencias de nuestros actos, creaciones o decisiones, y no podemos evitar una responsabilidad que nos pertenece solo a nosotros, menos aun si acabamos dejando que otros sufran nuestros errores.

En conclusión, esta obra maestra hay que leerla para descubrir al Frankenstein real y gozar con la profundidad de la historia que plantean sus protagonistas. Además, el conjunto de la obra supone una autentica experiencia literaria gracias a la prosa exquisita de la autora. Para mí, en este clásico no abunda el terror como muchos afirman, sino que más bien es la historia de un experimento cuyo resultado no es el esperado. Más aun merece la pena leerlo, para conocer la verdadera historia de Frankenstein, y no la que ha sido llevada de forma poco fiel a la gran pantalla.

PUNTUACIÓN
Personajes: 10 (incluso los secundarios aparecen perfectamente construidos).

Trama: 10 (de principio a fin abunda la originalidad y las sorpresas).

Temas: 10 (todos los temas son trabajados con gran calidad).

Estilo: 10 (la lectura se hace muy amena gracias a la escritura magnífica de Mary Shelley).

Ambientación: 10 (durante toda la historia aparecen escenarios oscuros que complementan 
perfectamente a lo que va sucediendo).

Desenlace: 9 (un muy buen final, aunque quizás demasiado rápido).


NOTA GENERAL: 9,8


COMPARTIR

Twitter-> 
Facebook-> Compartir

2 comentarios:

  1. Cierto, es una pena que haya gente que no sea cerque al libro por haber vist la película. Por cierto que tiene Espasa una magnífica y completísima edición traducida por José C. Vales.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! Si al menos alguna película fuera totalmente fiel al libro...

      Eliminar